Si te dedicas profesionalmente a la planta ornamental puedes solicitar claves de acceso para acceder a nuestro disponible de planta y tarifas.

Naranja Foto Fruta Saludable Comida Orgánica Blog Banner (6)

En nuestro ultimo artículo resumí los cuidados y propiedades del Aloe Vera.

Hoy quiero hablarte de su reproducción que es muy sencilla.

Lo primero que hay que hacer es buscar una bonita maceta o preparar el espacio en el jardín donde haremos la plantación.

Después conseguiremos un sustrato lo más permeable posible, aconsejando uno que lleve grava volcánica mezclada con arena y un poco de turba.

Y manos a la obra:

  • Reproducción a partir de un esqueje de hoja. Sepárala de la base de la planta, eligiendo las externas más pegadas al tronco. Espera a que su salvia se seque completamente antes de plantarlas en la tierra para evitar que se pudra. Después hay que pincharlas sobre nuestro sustrato por el lado por donde se secó la salvia.
  • Reproducción a partir de un esqueje del tallo o hijuelos: Una vez que la planta empieza a reproducirse sola, encontrarás hojas que se multiplican alrededor de ella. Con mucho cuidado, puedes escarbar sobre la tierra y separar estos esquejes (que son mini Aloes) para plantarlos en otras macetas. Es necesario dejar que la base del hijuelo se seque bien y que forme una costra en toda la superficie, evitando así la putrefacción. Después plántala en la maceta o parte del jardín elegida.
  • Reproducción a través de semillas: Es la opción más lenta, pero también funciona. El aloe cuando es adulto, desarrolla unas varas largas donde nacen sus flores. Estas generan pequeñas vainas y en su interior están las semillas de color negro. Colócalas directamente sobre arena de sílice, mantenlas húmedas y con paciencia, poco a poco, irán creciendo pequeños aloes.

¿Sencillo verdad? Conseguir tus propias plantas de Aloe Vera es toda una satisfacción así que ¡ánimo!

¿Has practicado alguna vez alguna de estas técnicas? ¿Cómo te ha ido?

Me encantaria que participaras para ayudar a nuestros lectores, pues todos aprendemos juntos. ¡Yo la primera!

Si te animas, nos gustará leer tu comentario.

Mientras tanto, voy pensando en que podría interesarte para mi próximo blog, siempre compartiendo mi pasión por las plantas.

A. Mónica Martínez