Logo Loading

Si te dedicas profesionalmente a la planta ornamental puedes solicitar claves de acceso para acceder a nuestro disponible de planta y tarifas.

2 blog – geranios en terraza 180621

Viviendo en Andalucía, no es difícil encontrar balcones, terrazas, jardines y patios, en los que los “Pelargoniun zonale” son los protagonistas estos días, pero su uso se expande a cualquier lugar donde luzca el sol y las heladas no sean frecuentes.

Si tuviera que elegir la aportación de los geranios a mis días de verano, elegiría Color y Alegría. Por esa razón, forma parte de mi jardín. ¡No podía ser menos!

Voy a resumirte sus cuidados que son muy sencillos, tanto, que no supondrán problema alguno para los principiantes en el mundo de la jardinería. Y una cosa te garantizo, disfrutarás de unos macizos de flor increíbles.

Un geranio necesita luz. Con un mínimo de 6 horas de sol directo conseguirás una floración envidiable, pero ojo, también te aconsejo que les regales unas cuantas horas de sombra por la tarde. Esto contribuirá a mantener las hojas con un verde intenso y que sus brotes no se sobreexpongan demasiado a las altas temperaturas del verano.

El riego no es menos importante. Podemos haber mantenido nuestros ejemplares durante los meses de invierno con poca humedad, pero conforme empiece la floración es necesario aumentar también los riegos, principalmente en estos meses de calor que es su momento más espectacular. Un par de veces a la semana será ideal, aunque dependerá de las horas de sol que reciba, de la ventilación, del tipo de sustrato que tenga (te aconsejo que estén bien drenados), etc.

No he acabado aquí con el riego, pues abusar del agua solo traerá consecuencias negativas para tus geranios. Sus raíces tienden a pudrirse con un exceso de humedad, pero no podemos hacer que le falte. Añado además que, un geranio puede empezar a amarillear sus hojas verdes oscuras a consecuencia del exceso de humedad.

¡Oh! ¿Y cuál es el término medio?

¡Tranquilidad!

El truco está en poner el riego suficiente para mantener el sustrato ligeramente húmedo y controlarlo antes de volver a regar, es decir, hacerlo solo cuando se seque.

Con el objetivo de conseguir una gran floración, te aconsejo que podes las flores que se van secando para dar nueva oportunidad de brotación, así como los tallos que son extremadamente largos y que restan vigorosidad a la planta.

Ahora te voy a hablar del abono de las plantas de flor, pues necesitan un poco más de recursos que otra que no lo hace. Los sustratos utilizados en la producción suelen llevar abonos de liberación lenta para apoyar a los ejemplares en su desarrollo durante los 6 meses a 1 año siguientes de su compra. No obstante, una pequeña ayuda por nuestra parte en momentos de crecimiento o floración será siempre bien recibida.

La compra de abono para plantas de flor en un centro de jardinería de confianza, será suficiente para que nuestros geranios nos regalen una explosión de color pasadas algunas semanas. Lo ideal es hacerlo en primavera que es cuando la planta arranca su energía y en este caso, yo te aconsejo un fertilizante sólido que conlleva una acción más tardía. No obstante, si nos hemos despistado un poco, podemos utilizar abono líquido durante las semanas de verano. Con una dosis al mes suele ser suficiente y prácticamente tiene el mismo resultado.

Cuando las temperaturas son cálidas, alrededor de los 20°C a 22 °C, nuestros ejemplares pueden sufrir el ataque de la mariposa del geranio ó “cacyreus marshalli”. Por temporada y contando con los ciclos de vida de la misma, podemos tener hasta 5 ó 6 generaciones, por lo que no debemos bajar la guardia desde la primavera hasta que empiece el frio.

Encontramos cuatro fases en su ciclo de vida:

La mariposa pondrá huevos. Éstos eclosionarán y tendremos las orugas en nuestros geranios. Esta oruga se alimentará de los brotes tiernos de las hojas de la planta y conforme vaya creciendo, perforará los tallos e iniciará un barrenado o taladro dentro de los mismos. Estas orugas se tornarán mayores acercándose al cambio a crisálida, de la cual saldrá una mariposa que empezará de nuevo el ciclo.

Los daños que ocasiona a la planta son evidentes. Comienza viéndose mordiscos en las hojas. Poco después detectaremos pequeños agujeros en los troncos que es ahí donde viven las orugas, siendo también la puerta para bacterias y hongos que incrementarán el debilitamiento de la planta.

Si el tronco principal ha sido afectado, lo mejor es deshacerse del ejemplar cuanto antes para no contagiar al resto. Si empezamos a detectar el problema, lo ideal es comprar un insecticida cuya composición incluya “cipermetrina” al 10%. Este suele actuar por ingestión y contacto, siendo muy efectivo en dosis bajas.

¿Cómo aplicar el insecticida? Para prevenir un ataque es conveniente cada 2 o 3 semanas. En la desinfección por invasión te recomiendo fumigar máximo a los 7 días.

Finalmente, quiero mencionar el momento de poda.

La clave de la floración para el próximo año es la poda otoñal. Te aconsejo podarlo a un tercio de su volumen y es ahí cuando también aprovecharía para poner el abono sólido, que aportaría lo desgastado en este periodo pasado de máxima floración.

Recuerda que el geranio necesita una temperatura entre 18-20° C para encontrarse en un paraíso. En cuanto baje el termómetro, resguárdalo en el interior de la casa, tras una ventana con el objetivo de recibir luz directa o utiliza mantas térmicas para evitar las heladas invernales, que con garantía no resistirá.

Bueno, como siempre, me encantaría que pusieras en práctica los pequeños consejos que te facilito y que te animaras a incluir esta variedad entre tus flores. Pocas plantas son tan agradecidas con tan pocos cuidados, y además, si te animas pensaré que comparto contigo aires de mi Andalucía allí donde los ubiques, sea el país que sea.

En Rachelandco, los tienes disponibles hasta el mes de julio, por si necesitas.

Hasta nuestro próximo encuentro donde continuaré compartiendo mi pasión por las plantas contigo.