Logo Loading

Si te dedicas profesionalmente a la planta ornamental puedes solicitar claves de acceso para acceder a nuestro disponible de planta y tarifas.

Ventana con suculentas

La Naturaleza es curiosa y muy variada, pero donde se aprecia el significado de diversidad es entrando en el mundo de las plantas suculentas.

Ya no es solo el curioso aspecto que pueden presentar, quiero añadir que además son muy sencillas de cuidar y que se adaptan a cualquier ambiente, sea interior o exterior, y entonces se entiende la razón por la que gustan tanto a todo el mundo, sea un aficionado, un paisajista o un jardinero.

Crassulas, echeverias, sedums, kalanchoes, hawortias, senecios, rhipsalis, … Y un sinfín de variedades componen este conjunto de plantas, más de 6.000 especies que proceden en su mayoría de zonas áridas o semiáridas.

¿Cómo cuidarlas?

Para que luzcan bonitas y se multipliquen de forma natural, necesitan unos cuidados mínimos, sencillos, pero concretos:

  1. Temperatura:

Aunque se adaptan a climas fríos y con heladas (para ellos condiciones extremas), si quieres conservarlas sin problemas ubícalas en lugares cuya temperatura no baje de -5ºC. Un mínimo aceptable sería entre 4º y 5 ºC. Si fueran inferiores a este ideal y por un periodo de tiempo continuo, es mejor resguardarlas bajo techo ó el riesgo de muerte es muy alto.

Pueden vivir sin dificultades con una temperatura máxima de 40ºC aunque también dependerá de la variedad.

  • Riego:

Sus necesidades de agua son reducidas. Son capaces de absorber la humedad del ambiente y mantenerla en sus raíces, tallos y hojas. Así comprendemos como pueden vivir en lugares donde casi no tienen sustrato.

Entendamos entonces que el exceso de riego es la causa de mortalidad más habitual en las suculentas.

¿Cuándo regar pues? En los meses de calor podemos hacerlo una vez a la semana, pero en el invierno, cada quince días como mucho, ya que dependerá de la humedad ambiental del lugar donde esté ubicada. Si te descuidas, no te preocupes pues no acabarás con ella, pero si te pasas puede que sí.

Un truco que siempre va bien es regarlas solo cuando el sustrato esté muy seco.

  • Luz:

Esta planta necesita mucha luz, pero dependiendo de la variedad aceptará sol directo o preferirá sombra.

Las variedades cuyas hojas son de color entre naranja y rojo, suelen aceptar sin problemas muchas horas de sol directo, pero las verdes, prefieren semisombra o sombra continua, principalmente durante los meses de verano, ya que se deshidratarán rápido y perderán su reserva de agua.

El exceso de sol sobre sus hojas de forma inadecuada, hará que cambien de color a un tono tostado entre naranja y rojo o que simplemente empiecen a perder hoja indicando que no están en un lugar correcto.

  • Sustrato:

Esta planta necesita estar bien drenada, evitando el encharcamiento y por lo tanto que se pudra su raíz. Intenta regarlo solo cuando esté completamente seco y evita recipientes que mantengan el agua de riego, sean maceteros, platos o lo que se te ocurra, aunque salgas de viaje unos días.

Tampoco demandan un sustrato rico en minerales, sino más bien un suelo pobre. Así que, si quieres trasplantar tu planta a otro macetero, utiliza tierra para cactus o mezcla el sustrato universal con bastante arena.

La compra de las suculentas, suele hacerse en maceta de plástico o barro, o en composiciones ya hechas utilizando cestas, centros, jardineras…

Yo voy a compartirte una de mis manías y es que entiendo que puedo no tener razón:

Me encanta comprar una de estas plantas y trasplantarla con tierra de cactus a maceteros de barro. Y preguntaréis… ¿Por qué? Pues me da que el exceso de agua que pueda tener suele transpirar antes a través del barro que si estuviese en un envase de plástico.

Además, me gusta el aire andaluz que proporciona a mis rincones…

¿Qué te parece?

Y como es una planta que no te ocupará mucho tiempo, … ¿Qué hago con ella?

Utilízala simplemente para decorar: las tengo en casa en lugares donde hay mucha luz. Encima de mi escritorio al lado del ordenador, en el alféizar de varias ventas, en mi terraza…

También te sirve como detalle cuando nos invitan a tomar algo en casa ajena. Te aseguro que gustan hasta a los más despistados con las plantas y les acompañan durante mucho tiempo.

O para entretener a los más pequeños organizando talleres de jardinería con niños: Es sorprendente lo que se puede hacer con pequeños ejemplares. ¡Tienen una imaginación envidiable!

¡IMAGINACIÓN AL PODER!

Si compras una, no tendrás fin, te lo aseguro. ¿Te animas a contarme algo de las tuyas?

Esperando tus noticias, nos encontramos pronto para continuar compartiendo nuestra pasión por las plantas.